logond


Montería. El jueves se disputará el quinto partido.

Los Gigantes de Barranquilla siguen en la brega. Derrotaron este miércoles 7-4 a los Vaqueros de Montería para poner la serie 3-1 y mantener viva la final de la Liga del Béisbol de Colombia, tras una gran salida llena de carácter y mucha capacidad para sobreponerse de los malos momentos para evitar una barrida.

La victoria se la acreditó el dominicano Alexis Paredes, en seis entradas y un tercio donde apenas le fabricaron dos carreras. De otro lado, el perdedor fue el abridor local Edison Frisa.

Los monterianos salieron decididos a sentenciar el partido de una vez por todas. Por eso no se esperaron mucho para fabricar la primera carrera de la noche, la cual llegó en la parte baja de la segunda entrada, mediante un sencillo impulsador de Jordan Díaz para poner el 1-0.

Sin embargo, los Gigantes se reencontraron con su espíritu luchador y además su bateo oportuno. En la cuarta entrada empezó la remontada con un tremendo bambinazo de Erick Salcedo a lo profundo del bosque central para enmudecer las gradas del escenario cordobés.

Inmediatamente después, Andy Vásquez sacó provecho de la desconcentración de Edison Frías para conectar un doblete a lo hondo de los jardines, para luego ser traído a la registradora con una roleta de José Rosario para tomar la ventaja 2-1.

Misma que los naranjas ampliaron gracias a un doble de Sneider Batista para traer al plato a Leudys Báez y así poner una rayita más. Ya con hombre en tercera, Bryant Flete hizo toque de sacrificio para la cuarta y la quinta llegó con un hit de Andy Vásquez para poner la pizarra 5-1.

Desde ese momento, Paredes mantuvo certero su brazo para llegar a colgar de manera consecutiva cuatro ceros en la pizarra hasta que salió tras lanzar seis entradas y un tercio, dejando su lugar a Jeffri Hernández que entró a relevar.

Sin embargo, el bullpen comenzó a tambalear y pronto la diferencia se recortó en la pizarra. Ni Hernández, primero, ni Alberto Vega, después, pudieron poner el cero y dejaron que el juego se pusiera 4-5. Así, con hombres corriendo en primera y segunda y dos outs, Wuilder Rodríguez para sacar el último hombre de la entrada.
Fue como el derecho venezolano logra terminar la entrada con un elevado a la segunda base para así conservar una carrera de ventaja, de cara a las dos últimas entradas. Era la carrera que significaba mantenerse con vida y obligar al quinto juego.

Gigantes volvió a la carga en el octavo, en procura de lograr una carrera más para ir al cierre de juego con tranquilidad, y con dos outs en el tablero, el novato Daniel Vellojín despachó un triple al jardín derecho esperando el remolque a 90 pies del plato, al turno llegó José Rosario que no logra hacer el trabajo, al poncharse abanicando.
Para mantener la diferencia, Rodríguez se mantuvo en la lomita y al paso de 1-2-3, sacó los tres outs dejando a la ofensiva la última carta para despegar el marcador y rematar el partido.

Y a fe que la ofensiva respondió, pues con dos outs en la cuenta y dos gigantes en circulación, Flete despachó un doble para ampliar la cuenta a 7-4, con momentos emotivo de por medio como una vaciada de los bancos por una discusión entre los peloteros que no pasó a mayores.

Los tres outs finales era la última prueba. A cerrar y salvar el partido, llegó el dominicano Ramón Morla, el taponero estelar del equipo durante toda la temporada. Sin embargo, el dominicano sacó toda su casta y colgó los tres outs para ganar el partido.

Con este triunfo, Gigantes aún respiran en la final, aunque sigue estando contra la pared. La responsabilidad de este miércoles, para el quinto juego, será del derecho venezolano Will Changarotty, en juego que se efectuará desde las 7:00 de la noche en el estadio Dieciocho de Junio.

Lo más visto